170 años de su Independencia cumple hoy la República Dominicana y cada 27 de Febrero reflexionamos sobre el valor y el sacrificio de nuestros Padres Fundadores. De Juan Pablo Duarte recordamos su firme decisión de crear una República libre y soberana, sus dotes de organizador, su amor indubitable por la Patria, su acrisolada honestidad, su trayectoria sin mácula; de Francisco del Rosario Sánchez rememoramos su intrepidez, su sagacidad para llevar hasta la culminación la obra iniciada por la Trinitaria, su responsabilidad con los compañeros, su martirio en El Cercado; y de Matías Ramón Mella, su arrojo en la puerta de la Misericordia, sus dotes de militar, su servicio en esa lucha de titanes que fue la guerra de Restauración.

En esos 170 años la República ha ido avanzado: ha perdido su soberanía en tres ocasiones; ha experimentado guerras intestinas; ha sufrido desgarradoras dictaduras, pero en cada caída se ha levantado y con paso firme y sostenido, poco a poco, gradualmente, si se quiere, ha ido conquistando nuevas metas, en una lucha incesante por el desarrollo, el progreso, y la justicia social.

Los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) han sido un factor decisivo en la modernización experimentada por la República Dominicana. En el año 2004 el producto interna bruto había alcanzado la cifra de 22 mil millones de dólares y ocho años más tarde, 2012, se encontraba ya en 57 mil millones de dólares; el crecimiento de la infraestructura vial ha sido impresionante, con autovías y carreteras de cuatro carriles que unen las principales localidades del territorio nacional; los programas sociales, como el de Solidaridad, han conducido a la reducción del hambre, la disminución de la pobreza y la indigencia; se ha recuperado notablemente la superficie boscosa del país, gracias a los programas de reforestación; y en la actualidad, se libra la batalla final para erradicar antes de 2016 el analfabetismo y extender hacia toda la población la cobertura de la seguridad social.

En el día de hoy, el presidente de la República, compañero Danilo Medina, nos ha rendido cuenta de su gestión, y en su discurso pudimos apreciar cómo sigue la República Dominicana marchando por la senda del crecimiento y el bienestar.

Lo importante en este día de la Independencia es tomar conciencia de que nunca jamás debemos perder el rumbo que hemos emprendido y que todos juntos debemos continuar luchando para que la República Dominicana y sus hijos puedan decirle a los Padres Fundadores que su obra no fue en vano, que aquí estamos hoy, en pleno siglo XXI, batallando por sus ideales.

Loor a Duarte, Sánchez y Mella. Viva la República Dominicana.

27 de febrero de 2014.

Detrás, de izq a derecha: Rubén Cedeño, Antonio Abreu, Juan Bosch, José Joaquîn Bidö Medina, Rafael Alburquerque, Gilberto Martînez, Luis Hernández Fêlix y Manuel Ramón Taveras. Delante, de izq a derecha: Dioscórides Espinal, Pantaleó María Arias, Temístocles Montás, Rafael (Cheché) Luna (parcialmente oculto), Amiro Cordero, Miriam Abreu, Milagros Ortiz Bosch, Félix Alburquerque, Norge Botello, (detrás, oculto) Franklin Almeyda, Luis Lemonier, Emmanuel Espinal, Héctor René González y Bienvenido Mejía y Mejía.

Un día como hoy, hace ya cuarenta años se celebró el Congreso Constitutivo del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Derrocado en 1963, el pueblo y una parte de las Fuerzas Armadas se habían levantado en armas para exigir el retorno de Juan Bosch al poder y el restablecimiento de la Constitución derogada por los golpistas, pero la intervención norteamericana de 1965 impidió que se hiciera realidad esa legítima aspiración de los hombres y mujeres de nuestro país.

A partir de 1966 Juan Bosch se refugió en Europa para reflexionar sobre la democracia. Una democracia por la cual él había luchado toda la vida; primero, desde el exilio, reclamando la libertad conculcada por el Tirano; luego, a su regreso al país, para enseñar a todos el respeto por los derechos fundamentales de la persona humana.

En Europa evolucionó su pensamiento y escribió profundas obras sobre política y sociología, como Composición Social Dominicana; De Cristóbal Colón a Fidel Castro: El Caribe, Frontera Imperial; El Pentagonismo, Sustituto del Imperialismo; y Dictadura con Respaldo Popular.

Regresó a su tierra natal en 1970 dispuesto a transformar al Partido Revolucionario Dominicano, de un partido de masas, de un frente de clases, de una organización circunscrita a luchar por la democracia y la libertad, en un partido de cuadros, de militantes, de liberación nacional, de justicia social. Para tales fines creó dos círculos de estudios, en los cuales incorporó a jóvenes para enseñarles una nueva interpretación de la historia y el análisis científico, sobre la base del marxismo, de los hechos sociales.

Pero, el PRD no pudo asimilar las nuevas concepciones del maestro y eso lo llevó en 1973 a constituir lo que él llamó un Partido único en América. De los círculos de estudio que formó dentro del PRD surgió la simiente que hizo posible la creación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Su organización, su disciplina, su mística, hizo posible que el Partido creciera rápidamente. Apenas 18 mil votos en las elecciones de 1978; 180 mil votos en las de 1982; más de 300 mil en las de 1986 y a partir de entonces, un ascenso sostenido que lo llevó al poder veintitrés años después de fundado.

Hoy, el PLD puede mostrar con orgullo lo que ha hecho por el país y su pueblo en los años que le ha tocado gobernar. Cuando finalice el actual período de gobierno se habrán cumplido veinte años desde que llegó al poder el PLD, y en esos veinte años habrá gobernado dieciséis, manteniendo un desarrollo sostenible, una estabilidad macroeconómica, construyendo grandes obras de infraestructura, disminuyendo la pobreza y la indigencia, y en estos momentos en combate contra el analfabetismo.

Un Partido para el progreso, un partido para la justicia social, un partido para servirle al pueblo.

Homenaje al maestro, fundador y líder indiscutido e indiscutible de nuestro Partido, prócer de la República, profesor Juan Bosch. A usted, al cumplirse los cuarenta años de la constitución de su Partido, el Partido de la Liberación Dominicana, le decimos que aquí estamos en el trabajo cotidiano de construir una Patria mejor, una Patria como la que soñó Juan Pablo Duarte. Podrá haber errores, desaciertos, pero lo mejor del Partido se mantiene firme en los ideales que usted sembró, en el ejemplo de humildad, trabajo y moralidad que usted nos legó.

Hasta siempre, compañero.

El mundo se conmovió anoche con el anuncio de la muerte de Nelson Mandela.

Sudáfrica hoy le llora al haber perdido al hombre que luchó contra la segregación, contra la supremacía del hombre blanco, contra la violación de los derechos humanos inherentes a su pueblo.

Fue una vida de persecuciones, de torturas, de prisión por más de treinta años, pero el gigante de la historia, que fue y seguirá siendo Nelson Mandela, nunca se rindió. Sus convicciones no se lo permitieron, pues estaba consciente de que un régimen de oprobio como el apartheid no sobreviviría al paso de los tiempos.

El gobierno de Pretoria tuvo al fin que ceder a la presión mundial, al aislamiento, al juicio de los hombres y mujeres libres de la comunidad internacional, y Mandela salió de la prisión, sin encono, sin rencores; sólo para decirle a su pueblo que se debía superar el pasado, que la conciliación derrotaría a la fuerza bruta.

Fueron años de tensión, de incomprensiones de sus mismos partidarios, pero el líder se impuso con la fuerza del convencimiento y su larga jornada de servicio. El gobierno racista de Pretoria tuvo que concertar y en las primeras elecciones libres y multirraciales, el hombre Historia se impuso fácilmente a sus adversarios.

Gobernó para su pueblo y desde el poder fue, una vez más, ejemplo de humildad y, a la vez, fortaleza. Sudáfrica conquistó un puesto digno en la comunidad internacional y hoy es una de las naciones del denominado grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), a las cuales se les respeta y reconoce por haber emprendido el camino del desarrollo.

Mandela muere físicamente; pero será recordado para siempre.

Loor al luchador por la libertad y la dignidad de su pueblo. Homenaje y reverencia para quien supo batallar, en las más diversas circunstancias, hasta hacer de un sueño una realidad que hoy nos admira después de tantos años de sufrimientos y atropellos inimaginables.

¡Salve, gigante de la historia!

…………………………………………………………………
Entradas relacionadas:
Nelson Mandela, el invencible

El exvicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque sostuvo una interesantísima conversación con los conductores sobre política nacional e internacional, economía, asuntos laborales y temas de actualidad.

Hoy se cumplen cincuenta años de un acontecimiento histórico ominoso: el derrocamiento del gobierno del profesor Juan Bosch. Electo en las primeras elecciones democráticas que se realizaron en el país luego de treinta y un años de tiranía, el 20 de diciembre de 1962, tomó juramento como presidente de la República el 27 de febrero del año siguiente y apenas siete meses después un golpe militar lo enviaba al exilio.

Se podrán discutir las causas que condujeron a los poderes fácticos a desconocer la voluntad popular, que se expresó en las urnas respaldando al Maestro con un 57% de los votos válidos; pero, la unanimidad impera cuando se estudian las decisiones adoptadas y el accionar de ese mandato popular.

Respetó a cabalidad las libertades públicas y se negó obstinadamente, en los momentos más neurálgicos de la guerra fría entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, a perseguir a un dominicano por sus ideas políticas. Tuvo la valentía de resistir las fuertes presiones, internas y externas, para que se declarara ilegal y se persiguiera al comunismo, exigencia que siempre rechazó señalando que la democracia debía ser tolerante con el pensamiento y creencias de los ciudadanos.

Con su política económica logró mantener la estabilidad e impulsó el desarrollo del país; aprobó la denominada ley del precio tope del azúcar, gracias a la cual limitaba las ganancias excesivas de la industria azucarera; promulgó la llamada ley de plusvalía, por la cual se dispuso el pago de un impuesto al valor adquirido por un inmueble como resultado de obras ejecutadas por la administración pública; y puso en vigencia una Constitución que se consideró, y aun hoy se la estima como tal, una de las más progresistas de América Latina.

Fue un verdadero educador y un comprometido en la lucha incesante contra los males sociales de su pueblo. Creyó en la educación y envió a miles y miles de jóvenes a estudiar en el extranjero; promovió las escuelas técnicas vocacionales y al momento de su derrocamiento se encontraban en las aduanas las maquinarias que se utilizarían en estos centros educativos; inició la reforma agraria en solidaridad con los campesinos sin tierra; llevó a cabo una intensa campaña de alfabetización y pidió transformar los locales de su partido en aulas en donde se instruyera a los analfabetos; se embarcó con entusiasmo en la aplicación de una política sanitaria y ya para septiembre habían llegado al país las tuberías para un nuevo acueducto de la ciudad de Santo Domingo.

Predicó continuamente los valores de la libertad y la democracia, de la soberanía y de la dignidad: su voz se escuchaba con respeto por medio de la radio y la televisión, a la cual acudía frecuentemente para enseñarle a su pueblo el significado de esos atributos. Fue un maestro en la presidencia. Una noche se le oyó decir:

Los pueblos dignos como los hombres de estatura moral buscan dar, no recibir, buscan ayudar, no pedir ayuda”.

Como Presidente y Maestro fue honrado a carta cabal, hasta el extremo de que el Libro Blanco que publicaron las Fuerzas Armadas a raíz de la asonada, sólo pudo decir de su persona, como si se tratara de un acto de deshonestidad, que debía la nevera que había comprado para su casa. Honesto hasta someter a la justicia a su más cercano colaborador, pues como lo explicó a su pueblo,

el Presidente de la República no tiene amigos ni enemigos, ‘arientes’ ni parientes. Todos los dominicanos son dominicanos. La ley protege a todos los dominicanos, pero la ley también le cae encima a todo dominicano que la viole”.

Fue humilde en el ejercicio de su mandato y le pidió al país que le llamaran ciudadano Presidente o señor Presidente y que a su señora esposa a nadie se le ocurriera llamarla Primera Dama, si acaso señora del Presidente. Excelente, dijo, es la comida o el perfume, pues no hay hombres excelentes, y menos por sus funciones.

Juan Bosch cayó una madrugada del 25 de septiembre de 1963. Horas antes había recibido una ovación de su pueblo al llegar al estadio Quisqueya a presenciar un espectáculo cultural. Pero, los poderes fácticos, nacionales y extranjeros no pudieron tolerar a un hombre que consagró su presidencia al servicio de su pueblo. Con su acción creyeron destruirlo, desconocerlo, humillarlo, pero cincuenta años después Juan Bosch sigue gobernando en el corazón de su pueblo, que lo recuerda diariamente como el gobernante que “ni mató ni robó”, y como el paradigma de la dignidad y la honestidad.

Como dijo aquel cura de Los Andes de Bolívar, “tu gloria crecerá, como crecen las sombras cuando el sol declina”. Aun muerto, Juan Bosch vive. El golpe de septiembre de 1963 fue ludibrio para sus autores; en cambio, para su víctima, fue crisol en donde fraguó la figura histórica del Maestro.

Loor eterno al profesor Juan Bosch.

1973 fue el año de la llegada del coronel Francisco Alberto Caamaño y sus compañeros de lucha y su arribo al país había obligado a los miembros de la Comisión Permanente del PRD a sumergirse en la clandestinidad durante varios meses.

Hacía pocas semanas que habíamos retornado a la vida normal y el 11 de septiembre de 1973 nos reuníamos en casa de Milagros Ortiz Bosch, en su apartamento de la avenida Independencia, los miembros que integrábamos esa denominada Comisión Permanente: Juan Bosch, quien la encabeza; Antonio Abreu Flores (Tonito), José Joaquín Bidó Medina y Rafael Antonio Luna.

Serían las primeras horas de la tarde cuando Milagros irrumpió en la habitación que nos servía de alojamiento para decirnos que se había producido un golpe de estado en Chile. Para esa época las comunicaciones no eran tan fluidas y rápidas como las de ahora y el profesor Bosch le pidió a su sobrina que estuviera pendiente de nuevas informaciones y que de ser posible indagara con las salas de redacción de los periódicos. No bien habían transcurrido diez o quince minutos cuando Milagros hizo nueva irrupción para decirnos que se acababa de dar la noticia de que Salvador Allende se había suicidado.

—¡Co…., no puede ser! —exclamó con tono enérgico Juan Bosch, mientras se levantaba de su asiento—. Chicho no puede haberse suicidado, —añadió, mientras su rostro enrojecía y se le veía descompuesto. Fue la reacción típica del líder político, que buscaba él mismo insuflarse ánimo y no admitir la cruda realidad del derrocamiento del líder socialista; pero la fraternal amistad que lo unía a Salvador Allende lo traicionaba, y al mismo tiempo que daba pasos cortos por la habitación, todos observamos estupefactos como dos gruesas lágrimas rodaban por las mejillas de ese hombre que siempre había sido capaz de enfrentar con firmeza y altivez las más penosas y adversas circunstancias.

Hoy, al cumplirse cuarenta años de aquel oprobioso acontecimiento, que llenó de luto, llanto y dolor al pueblo hermano de Chile, es necesario recordarlo, para que jamás se olvide que la democracia debe respetarse, que la voluntad del pueblo debe ser obedecida, que la fuerza bruta de las bayonetas no debe nunca más imponerse.

Chile no ha olvidado. Los torturados, los desaparecidos, los muertos están ahí, presentes, como ludibrio y vergüenza para quienes perpetraron tal afrenta; pero, al mismo tiempo, como ejemplo de un pueblo digno y valeroso que supo defender sus valores y que jamás se doblegó ante la bota del tirano.

Fui a Chile durante la presidencia de Michel Bachelet a representar a nuestro país en calidad de Vicepresidente ante una de las Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica y en esa ocasión tuve la oportunidad, acompañado de las autoridades chilenas, del entonces embajador dominicano en ese país, don César Medina y del compañero Ramón Andrés Blanco Fernández, de visitar en el cementerio municipal de Santiago el monumento en donde se registran los nombres, en tumbas y cenotafios, de miles y miles de caídos bajo la sangrienta dictadura. Allí estaba un dominicano, un hijo de Ramón Andrés, un luchador solidario que había pagado con su vida su fe y ardor por la democracia.

Fue un momento que nunca olvidaré. Ramón Andrés Blanco Fernández, quien estuvo preso y torturado en la ergástula de la Cuarenta bajo la dictadura de Trujillo, con el pecho erguido y en atención militar rindió honores al hijo que había perdido en una tierra que había sido generosa con el exilio dominicano y solidaria con quienes habían luchado por la libertad de nuestra Patria.

Chile conmemora hoy los cuarenta años de la barbarie desatada por el déspota, reclamando justicia y sanción para los culpables de torturas y asesinatos; encausada por aires nuevos que le han permitido crecer y desarrollarse económicamente y esperando, que una de sus hijas, luchadora de la libertad y la democracia, vuelva muy pronto a marchar por las anchas alamedas, terciada sobre su pecho la banda presidencial.

Santo Domingo, 11 de septiembre de 2013.

Panegírico a mamá

Publicado: 22 agosto, 2013 de Rafael Alburquerque en Escrito a mano, Mi familia


Hoy no debe ser un día triste para nosotros.

Mi madre, católica practicante, de inconmovible fe cristiana y de profunda espiritualidad, debe de estar feliz por haber llegado a la Casa del Señor. Hace unos meses, con ese humor que le caracterizaba, me había dicho que a Dios se le había perdido su registro, pues ya eran muchos años en esta tierra sin que la hubieran llamado a su presencia. No sólo feliz, debe de estar muy alegre, pues después de nueve años de separación vuelve a encontrarse con el amor de su vida, con quien compartió diez años de noviazgo y sesenta y siete años de matrimonio.

Fue la pareja ideal, la de esos amantes que nos narran los escritores de novelas románticas; hechos el uno para el otro, en un complemento perfecto. Él, paradigma de la justicia, quien nos enseñó que todos los actos y decisiones de la vida deberían estar signados por el concepto de lo justo: nunca dañes a nadie, da a cada quien lo que es suyo, respeta el derecho de los demás. Ella, el ardor, la pasión, el fuego inextinguible del patriotismo, quien nos inculcó desde pequeños el amor por la Patria, la defensa de sus símbolos patrios y la veneración a Juan Pablo Duarte, que repitiendo a Miguel Angel Garrido, decía de él, “más grande que tú, ni la Patria misma”.

Mamá fue en el hogar el elán, el impulso, el torrente abrazador que siempre nos animaba a seguir adelante. De ella aprendimos las primeras letras y nos siguió acompañando en los estudios hasta que nos vio graduados de profesionales; para ella, no había límites en los logros, alcanzado uno, levantaba el listón más alto para conseguir el próximo; jamás rendida ante las adversidades y las dificultades, de tal modo, que cuando se sentía desfallecer, ella misma recordaba la estrofa del poeta:

“Ay de ti, si el dolor te abate,
Si el sufrimiento tus músculos entumece,
Haz como el árbol seco, reverdece,
O como el germen en el suelo, late.
Haz como el toro acorralado, muge,
O como el toro que no muge, embiste.

Se reponía, y seguía hacia adelante. Fue, en ese sentido, una verdadera mujer espartana. Mantuvo el hogar en los años en que papá estuvo perseguido y encarcelado, y en ese tiempo, nunca la vimos derramar una lágrima ni emitir una queja. Dominó sus nervios y sólo pudimos conocer sus dolencias una vez desaparecida la tiranía de treinta y un años. Nos vio partir hacia tierras lejanas, y aunque sabíamos que sufría, no expresó una sola nota de disgusto, conscientes de que sus retoños emprendían un viaje para la superación; muy al contrario, nos escribía para felicitarnos por nuestros éxitos, para recordarnos la necesidad del estudio, para exigirnos regresar al terruño con la satisfacción del deber cumplido.

Siempre fue una mujer de mil batallas, y estoy consciente de que fue su apoyo decidido lo que le permitió a mi padre mantener una actitud y una conducta de rebeldía y de desafío al régimen despótico; jamás le criticó su oposición, su conducta vertical que condenaba a la familia a las vicisitudes y penurias, muy al contrario, las admitía con gran orgullo y hablaba de ellas y de él con admiración. Fue su carácter emprendedor y su voluntad férrea lo que estimuló a sus vástagos a abrirse los caminos de la vida, nos celebraba nuestros triunfos, conservaba y exhibía nuestros diplomas, recortaba las reseñas de los periódicos y nos estimulaba permanentemente a la búsqueda de la excelencia.

Maestra de escuela en sus años mozos; lectora voraz, hábito que conservó hasta hace pocos años, leyendo diariamente los periódicos; con firmes actitudes nacionalistas, desde que siendo niña vio en traje de presidiarios a los patriotas dominicanos que se opusieron a la intervención norteamericana del 16; enamorada de la poesía, hasta llegar a escribir numerosas composiciones, que nos leía y luego recitaba de memoria, nuestra madre pudo vivir una vida plena de satisfacciones. Ya en el otoño de su existencia, varias veces nos repitió que Dios había sido muy generoso con ella: le dio un marido excelente, que la adoró, y que fue el único hombre de su vida; hijos a quienes, según ella, vio triunfar y que la acompañaron hasta el final de su existencia.

Todavía en sus últimos días mantuvo su alegría y su espíritu optimista. Se pintaba los labios y a quienes la visitaban les decía que ya con casi 103 años conservaba su visión, mantenía todos sus dientes y continuaba con su mente clara. Y cuando le preguntábamos si nunca había tenido una divergencia con papá, pues nunca la presenciamos, nos decía que su enojo él lo mostraba por conducto de su rostro, y cuando lo veía con ceño adusto ella le preguntaba: ¿qué le pasa a mi negrito de Bayaguana? Y él le contestaba: “Examine su conciencia”, a lo que ella respondía: “Mi conciencia me dice que usted es un chismoso”. Esos eran sus pleitos, si así se les puede llamar, pues hasta cuando mamá descubría que papá no le había entregado todo el dinero ganado en un litigio, cuando éste se percataba de que el escondite había sido descubierto, se echaba a reír mientras la acusaba de haberle birlado su tesoro, a lo que ella siempre reaccionaba con sorpresa y una sonrisa de picardía.

Alegrémonos, pues, no sólo de haberla tenido con nosotros por casi ciento tres años sino también porque ya se encuentra en presencia del Señor y junto al hombre que fue su pasión y razón de vida.

Como homenaje a quienes entregaron sus vidas para establecer en nuestro país un estado de derecho, el Museo Memorial de la Resistencia Dominicana –MMRD dedicó su “Pieza del Mes” a don Rafael Alburquerque Zayas-Bazán (1908-204). Dos de sus prendas personales: una medalla al Mérito, otorgada por el Ayuntamiento del Distrito Nacional, y un anillo del Movimiento 14 de Junio; estarán en exhibición hasta el 25 de septiembre en el área de recepción del museo.

En la apertura de la ceremonia, doña Luisa de Peña, directora del MMRD, explicó a los asistentes la importancia de “la Pieza del Mes”, como herramienta para dar a conocer a la sociedad un poco más de las vidas de estos héroes que tejieron con sus acciones la historia democrática de la República Dominicana. A seguidas, esbozó una breve reseña biográfica de don Rafael Alburquerque Zayas-Bazán, don Chichí para sus amigos.

A continuación, Sor Emma Alburquerque, hija de don Chichí, compartió con los presentes algunas memorias sobre su padre, tan personales como emotivas, y luego cedió la palabra a su hermano, el doctor Rafael Alburquerque de Castro. El exvicepresidente de la República, luego de agradecer al museo por la distinción a su familia, hilvanó varias anécdotas que vivió junto a don Chichí, presentando a los asistentes a la ceremonia un retrato como sólo la cercanía y la calidez de un hijo que comparte los ideales paternos puede delinear.

Don Rafael Alburquerque Zayas-Bazán fue uno de los tantos profesionales perseguidos y torturados por oponerse al régimen trujillista. Su férrea oposición a la dictadura le costó varias veces la cárcel, pero esto nunca lo hizo retroceder en su lucha en favor del pueblo dominicano.

Como abogado, rechazó todos los puestos en el Estado que el déspota le ofrecía a través de distintos emisarios, a fin de que desistiera de su lucha contra el régimen. Don Chichí, a pesar de no tener empleo (Trujillo también se había encargado de eso, despojándolo de su exequátur) y de necesitar mantener a su familia, nunca se doblegó en su negativa a formar parte de la sangrienta dictadura. En 1952 fue condenado a seis meses de prisión por “ofensas” al jefe del Estado, cumpliendo su condena en la Fortaleza Ozama. En 1960, como miembro del Movimiento 14 de Junio, fue detenido y posteriormente condenado a 30 años de trabajo forzoso. Fue llevado a La 40, donde fue torturado y luego trasladado a la cárcel La Victoria. Allí permaneció hasta marzo de ese año cuando en un juicio fue descargado junto a 10 de sus compañeros.

Nunca se le oyó pronunciar una sola palabra de alabanza u homenaje al Tirano; no colgó jamás en su hogar la denigrante tablilla que rezaba “En esta casa, Trujillo es el jefe” y se negó siempre a visitar los locales del Partido Dominicano. Estas actitudes, que podrían sonar nimias en un estado de derecho como en el que hoy vivimos los dominicanos, se consideraban signos de rebelión extrema durante la tiranía; suficientes para costarle persecución, hostigamiento y cárcel a quienes osaban así ser consecuentes con sus principios. Don Chichí participó activamente, además, en los movimientos que estallaron en 1946 en repudio y condena a la dictadura.

Como dijera el historiador Roberto Cassá, Rafael Alburquerque Zayas-Bazán

debe ser, ante todo, ponderado como un ciudadano íntegro, que asumió todas las penalidades y todos los riesgos que entrañaba una oposición inconmovible a la tiranía trujillista.”

Don Chichí mantuvo su rebeldía hasta el día del ajusticiamiento del sátrapa, tras lo cual le escucharon exclamar:

¡Valió la pena el sacrificio: la República Dominicana conocerá ahora la libertad!.

A la ceremonia, además de los hijos de don Chichí, Sor Emma y Rafael, les acompañaron doña Martha Montes de Oca de Alburquerque, junto a sus hijas, yernos y nietos; el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán; el historiador Juan Daniel Balcácer, el Gerente General del Consejo Nacional de Seguridad Social José Rafael Pérez Modesto, así como otras personalidades, miembros del museo y amigos de la familia Alburquerque.

Pablo Longueira, candidato del gobierno a las elecciones presidenciales de Chile renunció a su nominación por encontrarse sumido en una profunda depresión, según explicaron sus familiares más cercanos. La noticia dejó estupefactos a sus seguidores y fueron muchos en el país y en toda América Latina que se mostraron sorprendidos por tan imprevisto acontecimiento.

Sin embargo, lo sucedido a Longueira no es caso único. En 1945 a Diógenes Escalante le sucedió lo mismo.

¿Quién es Diógenes Escalante? En un libro que acabo de leer se cuenta su historia en forma novelada. De la pluma de Francisco Suniaga se nos dice que el personaje había sido Embajador del dictador venezolano José Vicente Gómez desde el año 1922 y a la muerte del “Benemérito” regresó a Venezuela, siendo designado ministro de lo Interior en el gobierno del general Eleazar López Contreras. En 1936 pasó a desempeñar las funciones de Secretario de la Presidencia y, posteriormente, designado embajador en Washington.

Estando en este último puesto lo visitó Julio Medina, hermano del presidente Isaías Medina Angarita con la finalidad de proponerle que fuera candidato de consenso a la presidencia de Venezuela. Por su Embajada, en la capital norteamericana, desfilaron prominentes hombres públicos de su país, incluyendo a Rómulo Bentancourt y Raúl Leoni, muchos años más tarde presidentes, quienes en nombre de Acción Democrática le pidieron aceptar la candidatura, aunque con la advertencia de que no lo acompañarían en su gestión.

Toda Venezuela se unió en torno a la figura del Embajador con un solo propósito: cerrarle el paso a las ambiciones de López Contreras, muy vinculado a la tiranía de Gómez, quien había decidido presentarse como candidato en sus deseos de retornar al Palacio de Miraflores.

Para 1945, el doctor Diógenes Escalante era un hombre que se acercaba a los setenta años de edad y pensaba en el retiro, luego de una extensa y exitosa carrera diplomática. Caviló intensamente en aceptar o no la candidatura que se le proponía, y la tensión nerviosa lo llevó al insomnio y a días muy duros en el ámbito familiar. No obstante, como narra Suniaga, y pone en boca de Escalante:

desde el mismo instante en que recibí el recado del presidente Medina, sin que me percatara, comenzaron a soltarse en mi mente los demonios de esa ambición tan largamente contenida. Cometí el dislate de ilusionarme con la creencia de que era posible tomarme una revancha ante el destino y cerrar mi carrera pública de la manera que soñé, siendo presidente de Venezuela”.

Finalmente, a finales de mayo tomó la decisión y a principios de agosto retornó a su país.

Apenas un mes después Escalante se veía precisado en abandonar la carrera. La presión le resultó intolerable: las visitas continuas de compatriotas que le solicitaban la solución de un problema; las cartas que debían ser respondidas; las audiencias con las autoridades; el contacto con la calle en una campaña contra reloj; los preparativos para elaborar una agenda y un plan de gobierno. El día a día lo desbordó: la duda de si había hecho lo correcto en aceptar comenzaron a invadir su espíritu; se preguntaba si tanto tiempo fuera del país le habían hecho perder la capacidad de comprender a Venezuela; y las tensiones a las que se encontraba sometido le hicieron perder el sentido común.

El 3 de septiembre de 1945 Escalante entró en crisis. Ya no pudo más. La realidad fue imposible de continuar ocultándose; tuvo que renunciar a la candidatura y como dice el autor de la obra, a partir de ese momento se torció el devenir de la historia de Venezuela.

Escalante había conocido en sus años de Embajador a Harry S. Truman, quien siendo ya presidente le envió su avión para sacarlo de Venezuela, de ahí el nombre de la novela “El pasajero de Truman”.

Excelente historia novelada que nos muestra que ya antes, en el pasado siglo, un candidato con sus nervios destruidos por la intensidad del accionar político tuvo que abandonar la carrera presidencial. La historia se repite con Pablo Longueira, que víctima de una fuerte depresión, según su hijo, abandona en Chile la candidatura presidencial que había ganado hacía apenas seis semanas en comicios internos.

Trinitaria

El 16 de julio de 1838 nueve jóvenes impulsados por el patriotismo se reunieron frente a la Iglesia del Carmen, en la calle que actualmente se identifica con el nombre de Arzobispo Nouel, para dejar constituida una sociedad secreta y revolucionaria: La Trinitaria, así la llamó su líder y fundador, Juan Pablo Duarte.

Trinitaria, ¿por qué? Porque cada uno de sus nueve miembros se obligaba a crear un núcleo de tres que permitiría a la organización multiplicar sus adherentes para llevar a buen puerto la obra a que se habían comprometido: liberar a su Patria de la dominación haitiana y crear una nación libre, soberana e independiente con el nombre de República Dominicana.

Junto a Duarte, aquel 16 de julio, se encontraban Juan Isidro Pérez, Juan Nepomuceno Ravelo, Felipe Alfau, Félix María Ruiz, Jacinto de la Concha, José María Serra, Benito González y Pedro Alejandrino Pina, “muchachos” que no alcanzaban los treinta años. Pina apenas tiene diecisiete.

Como en toda obra humana hubo sus traiciones. La conjura fue develada por Felipe Alfau, pero nada pudo detener a los revolucionarios en sus propósitos. La idea y el ardor de Duarte se expandieron y, pronto, en las filas de los trinitarios estuvieron hombres como Francisco del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella. El primero, que asumiría el liderazgo, ante la ausencia de un Duarte desterrado, y el segundo, que venció la indecisión con su trabucazo la noche del 27 de febrero.

La Trinitaria debe ser un referente a seguir por todos aquellos ciudadanos y ciudadanas que luchan y trabajan por una Patria mejor, de desarrollo y bienestar para su pueblo. Sin organización no hay posibilidad de emprender con éxito las tareas que nos proponemos; sin voluntad y resolución resultará imposible llevar hacia adelante los objetivos que perseguimos; sin fe en la causa abandonaremos el camino ante las primeras dificultades.

Duarte tuvo esa fe, cuando todos vacilaban en la posibilidad de que surgiera la República Dominicana; y sobre esa fe aunó voluntades y las impulsó hasta llevarlas a la rebelión. No cejó en sus empeños, no se desanimó ante las persecuciones y las debilidades de sus compañeros, siguió adelante, y la simiente derramada el 16 de julio fructificaría años más tarde cuando los dominicanos y dominicanas proclamaron al mundo su separación de Haití.

La Trinitaria, como escribió en su día Manuel A. Machado Báez, fue “el crisol donde se fundió la nacionalidad dominicana, o más precisamente, fue la sociedad donde latió por primera vez el corazón de la revolución libertadora”.

A Duarte y sus compañeros, los conservadores de siempre los acusaron de anarquistas y de ellos se burlaron llamándolos “filorios”; hoy, como ayer, los orcopolitas levantarán calumnias y denostarán a quienes han querido servir a los mejores intereses de nuestras gentes; pero, al final, la verdad histórica se impone, y ha sido Duarte, a quien recordamos y veneramos.

Loor al Padre de la Patria.