16 de agosto de 2014

Conmemoramos, una vez más, la epopeya de la guerra restauradora iniciada el 16 de agosto de 1863, cuando un puñado de patriotas se alzó en Capotillo para expulsar del lar nativo al ejército español que nos ocupaba desde 1861. Fue una gesta no sólo heroica sino también de un fuerte contenido popular. Hombres y mujeres de los estratos más bajos de la población se involucraron en las luchas que hicieron posible que dos años después, en 1865, volviera a izarse el pabellón tricolor en todos los confines del país.

Pero este 16 de agosto también se conmemora los dos años de gobierno del PLD que preside el compañero Lic. Danilo Medina y, por tanto, es oportuna la ocasión para reflexionar y pasar un balance sobre lo acontecido en este lapso. La primera conclusión, que nadie osa rebatir, es la alta cota de popularidad que muestra el actual gobierno y ese respaldo es debido, fundamentalmente, a las políticas económicas y sociales que han sido puestas en práctica.

No obstante la crisis financiera y económica mundial, la que todavía no ha sido superada totalmente, la República Dominicana ha seguido creciendo y para este año se prevé un crecimiento del 5.5% del producto interno bruto, muy superior al promedio que ha sido pronosticado por la CEPAL para América Latina; el desempleo ampliado ha registrado un ligero descenso y las autoridades económicas del país anunciaron que han encontrado empleo casi 200 mil dominicanos; las inversiones extranjeras siguen fluyendo; y se ha preservado la estabilidad de la moneda nacional.

No hay duda alguna que merece un reconocimiento especial el dinamismo emprendido para ejecutar el programa de lucha contra el analfabetismo, que en muy breve tiempo nos llevará a la erradicación de este flagelo, así como el esfuerzo sostenido para la aplicación de la tanda extendida que redundará en beneficio de todos los niños, niñas y adolescentes en edad escolar.

La acción llevada a cabo por el propio presidente de la República de estimular con el crédito a los pequeños productores del campo es otro hito importante que ha contribuido a dinamizar al sector agropecuario y a combatir la pobreza rural.

La pobreza en general y la indigencia han continuado descendiendo, desde que en el año 2004 se puso en vigencia el programa Solidaridad que cubre a más de ochocientos mil hogares pobres en toda la geografía nacional y el comienzo en 2007 del régimen de salud del Sistema Dominicano de Seguridad Social.

Todos estos logros se han ido alcanzando progresivamente desde que el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) obtuvo el poder en el año de 2004, en medio de una profunda crisis que llevó la inflación al 103%, la tasa del dólar a 60 por uno, el desempleo a casi un 20% y a un millón y medio de dominicanos de clase media a la pobreza. Atrás quedó el desasosiego, la intranquilidad, la pesadumbre que nos agobiaron como pueblo bajo el gobierno del Partido Revolucionario Dominicano.

Diez años de gobierno del PLD han mostrado que marchamos con paso decisivo por la senda de la estabilidad, el desarrollo y el progreso, pero sin olvidar que aún resta mucho por hacer, especialmente en el campo de la justicia social. Persistir y fortalecer el combate contra la pobreza y la inequidad social debe ser la segunda conclusión a extraer de este examen retrospectivo que nos imponemos este 16 de Agosto, día de la Restauración, al cumplirse el segundo año del gobierno del compañero Lic. Danilo Medina y el décimo año de los gobiernos del PLD.

Agropecuaria: renglón estratégico en la seguridad alimentaria y la economía

Recientemente, durante un almuerzo con directivos de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), el vicepresidente de la República y precandidato presidencial del PLD, doctor Rafael Alburquerque, aseguró que el sector agropecuario es un renglón estratégico en la seguridad alimentaria y en la generación de empleo y de divisas; por lo que hay que prestarle todo el apoyo necesario, así como una atención especial.

El doctor Alburquerque señaló que la agropecuaria es uno de los sectores de la economía que ha experimentado mayor dinamismo y crecimiento en los últimos años, lo que ha permitido un incremento de las exportaciones de productos tradicionales y no tradicionales, convirtiéndose así en un importante generador de divisas.

Dijo que en un gobierno suyo se garantizará la seguridad alimentaria y se incrementará la agro exportación a fin de generar divisas y mitigar la pobreza, creando empleos rurales a través de las unidades productivas familiares. Señaló también que se puede desarrollar toda una serie de mecanismos de asistencia técnica y financiera al sector, que permita reducir los costos, para que los productores puedan ser más competitivos en los mercados internacionales. Citó entre esos mecanismos el financiamiento para la instalación de invernaderos, la formación de clusters productivos, la adopción de tecnología y la diversificación del sector. El Vicepresidente manifestó que:

… necesitamos FORTALECER la alianza entre el gobierno y el sector agropecuario del país, y pasar de una agricultura de cielo abierto a una producción de cultivos controlados, que permita reducir los costos e incrementar la productividad.

Afirmó que, paralelamente, el gobierno debe seguir apoyando la agricultura tradicional mediante la preparación de tierra, el financiamiento de maquinaria agrícola, la reparación y mantenimiento de caminos vecinales, así como la instalación de centros de acopio y cadenas de frío que permitan la conservación de los productos.

Al encuentro asistieron, entre otras personalidades, el presidente de la JAD, Gustavo Florentino; su vicepresidente ejecutivo, Omar Benítez; su secretario, Luis Bonilla y los miembros de su Consejo Directivo.