Rafael Alburquerque: Danilo enfrentó la vida con seriedad

Yo no sabía que había publicado tanto—, me dice con los ojos muy abiertos y encogiendo los hombros. Ha estado revisando la lista actualizada de obras publicadas en su blog, la página está abierta en su iPad, que descansa sobre la mesita de centro. —Así es, Doctor, aunque no lo crea—, respondo. El Vicepresidente ha tenido la gran gentileza de concederme la primera de la que espero sea una serie de entrevistas para su blog. Me ha recibido en su despacho, muy ordenado y luminoso. Una pequeña mesita con fotos a la izquierda de su escritorio (el lado del corazón) y el retrato del maestro Oviedo en la pared del fondo llaman mi atención a primera vista. Decido examinar las fotos en mayor detalle cuando regrese y concentrar toda mi atención en mi anfitrión.

El doctor Rafael Alburquerque es un hombre pausado, de modales impecables. Sin embargo su mirada, muy despierta, y su sonrisa rápida contrastan con esta calma aparente. Su gran altura se hace sentir aunque esté sentado.

En esta primera entrevista —realizada a mediados de septiembre pasado, cuando todas las encuestas daban como ganador en las próximas elecciones de Mayo de 2012 al candidato de oposición, Hipólito Mejía— el Vicepresidente expresa su punto de vista sobre Danilo Medina, el candidato presidencial de su propio Partido, el de la Liberación Dominicana.

¿Hace cuánto que conoce a Danilo, Doctor?
Desde la fundación del Partido, en el año 1973. ¿A ver…? ¡Son casi cuarenta años! Danilo siempre fue un activista, desde sus años de dirigente estudiantil. Comenzó como militante y fue escalando posiciones gracias a un trabajo tesonero en la propia formación, así como en la organización del Partido.

¿Por qué confiar en él?
La mayor garantía de lo que es Danilo es su trayectoria como ser humano. Nació en una familia humilde, en un pequeño poblado de San Juan de la Maguana y con su propio esfuerzo y su capacidad –siempre fue un estudiante meritorio– se fue formando. Se hizo ingeniero químico en la UASD y luego se graduó en Intec de economista. Eso demuestra que enfrentó la vida con seriedad, se fue trazando metas y con su estudio y su esfuerzo las fue alcanzando. En lo personal, el compañero Danilo es un hombre sencillo, afable y amigo de sus amigos.

¿Cómo ve esta segunda candidatura de Medina en las elecciones que se aproximan?
En el año 2000, el PLD era un partido pequeño. Contó con el Reformista para ganar en el 96, pero en el 2000 no hubo ese apoyo. Ahora el PLD es el partido más grande del país, con más de 2 millones de miembros. Pero además, el país recuerda la grave situación que vivió bajo el gobierno de Hipólito Mejía, de 2000 a 2004. 1 millón 500 mil de personas de clase media cayeron en la pobreza. La tasa de pobreza nosotros la dejamos en 28% en 2000 y llegó a 42% en apenas 4 años; la indigencia pasó de un 8% a un 16%, se dobló… El desempleo era de 13.9%; cuando regresamos, en 2004, estaba en 19.7%. La inflación creció a 60 por 1 y la tasa de cambio del dólar llegó a 58 por 1. Esas cosas hay que recordarlas y tampoco hay que olvidar que en esa época no había crisis mundial, todo lo contrario. Yo no tengo ninguna duda de que Danilo Medina ganará las elecciones.

Sin embargo, como en todas las elecciones, hay una alta proporción de votantes jóvenes y una buena parte de ellos no vivieron la situación que usted describe.
Yo sé que los jóvenes entre 18 y 25 años no vivieron esa época, eran niños o a lo sumo muchachos de 10 a 13 años. Para ellos, eso es historia. Pero lo importante es que reflexionen, que escudriñen el pasado para que se den cuenta de lo que sus propias familias sufrieron —y sufrieron mucho— bajo el gobierno de Hipólito Mejía. Es cierto que hay muchas necesidades y que nuestro gobierno no ha podido resolver todos los problemas, pero también es cierto que el país ha crecido sostenidamente, que el desempleo se ha reducido y que la pobreza también ha mermado. Y las cifras que comprueban lo que digo no son del Gobierno o del Banco Central, sino que son resultados de estudios de organismos como la CEPAL. —Hace una pausa y reflexiona—. Recordar estas cosas es como cuando se habla de lo que fue Lilís, o como cuando a los hijos y a los nietos yo les hablo de Trujillo. A los jóvenes, que se informen. Que busquen en los periódicos de esos años, que ya había Internet. O en YouTube. Que vean cómo era tener en nuestro país un presidente que era objeto de burla…

¿Y usted cree que el resto de la población se acuerde de todo aquello?
Yo espero… y si no, tenemos que recordárselo.

Rafael Alburquerque en Hoy Mismo (III)

Como habíamos anunciado en una entrada anterior, presentamos hoy la quinta y sexta partes de la entrevista realizada al Vicepresidente en el matutino Hoy Mismo, producido por César Medina.

En la quinta parte, el Doctor Alburquerque expone los indicadores claves que muestran el crecimiento económico del país en los últimos 6 años y comienza una clara y detallada exposición sobre los beneficios del Programa Solidaridad.

En la sexta parte, el Vicepresidente concluye la exposición sobre Solidaridad, planteando las tareas que se llevan a cabo y se finalizarán en lo que resta del año en curso a fin de medir, obtener y dar a conocer al país los primeros resultados generales de este Programa.

La próxima semana estaremos publicando, tanto en el blog como en el Canal de YouTube del Vicepresidente la parte final de esta entrevista con el tema de el empleo y los cambios en las condiciones laborales en el país y en el mundo.

…………………………………………………………………
Entradas relacionadas:
.
Primera y segunda partes de la entrevista en Hoy Mismo
Tercera y cuarta partes de la entrevista en Hoy Mismo

Las cifras de la Cepal: avance y desafío

He estado leyendo y analizando el estudio de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) que tiene por título: “La Hora de la Igualdad: brechas por cerrar, caminos por abrir”.

El trabajo de la CEPAL tiene como objetivo examinar la crisis financiera y económica que estalló a nivel mundial en 2008 y las medidas que se han adoptado para enfrentarla en diversos países de América Latina.

En la lectura de este documento pude encontrar datos referentes a la República Dominicana que quiero compartir con nuestros lectores; datos que hablan muy bien de nuestro país, de nuestro Gobierno y del Programa Solidaridad, en lo que respecta a las políticas que buscan reducir la desigualdad social.

Así, por ejemplo, gracias a la estrategia puesta en práctica desde el Gabinete de Políticas Sociales que coordino, para 2008, en hogares con niños y niñas de cinco años de edad o menos, la pobreza se ha reducido en un 4.4%. Para ese mismo año, la pobreza en hogares con menores entre cinco y catorce años de edad se ha reducido en un 5.2%. Y en hogares con personas de 65 años o más, la pobreza se ha reducido en un 4.4%.

En un cuadro muy significativo, la CEPAL muestra el impacto en la reducción de la pobreza y la distribución del ingreso que ha producido la aplicación del Programa Solidaridad en el país: éste alcanza al 50.1% del total de hogares (pobres y de clase media baja) y, en promedio, sus familias beneficiarias reciben 33.2 dólares al mes. Antes del Programa, el 40.1% del total de la población se situaba por debajo de la línea de la pobreza, porcentaje que ha bajado a 23.6% después del inicio y desarrollo de Solidaridad. Es decir, que la pobreza se ha reducido en 16.5%. En cuanto al coeficiente de Gini, que mide la brecha entre ricos y pobres, ha pasado de 0.58 a 0.50.

De acuerdo a las cifras de este estudio de la CEPAL, no hay dudas de que la estrategia del Gobierno en pro de la igualdad comienza a dar sus frutos. Sin embargo, esto no es suficiente; debemos redoblar esfuerzos. Sobre todo, en el caso del Programa Solidaridad, en la lucha que se lleva a cabo para acelerar la marcha hacia una sociedad más incluyente y hacia un Estado de bienestar.