Domingo 20 de mayo

En la era de la información que vivimos, en esta larga campaña electoral no han faltado datos sobre las propuestas de nuestro candidato ni tampoco sobre la gestión de Gobierno encabezada por el doctor Leonel Fernández. Ya para nadie es un secreto las condiciones en que encontramos el país en 2004 y las condiciones en que lo entregaremos al próximo Gobierno en el mes de agosto.

Nuestro gobierno no tuvo la oportunidad que tendrá Danilo de “continuar lo que está bien”, ya que nada estaba bien. Así, nos concentramos en corregir el desastre encontrado y avanzar de manera bastante significativa en áreas como la estabilidad económica, protección social, salud, educación, infraestructura y modernización del Estado. Y los resultados están a la vista de todos aquellos que quieran mirar.

Pasado mañana, domingo 20 de mayo, todos los ciudadanos y ciudadanas de la Patria tenemos no sólo un derecho que ejercer, sino un deber que cumplir.

Como miembro del PLD —pero también como dominicano— apoyo sin reservas la candidatura del compañero Danilo Medina; por muchas razones, pero sobre todo porque tengo plena confianza en que cumplirá su palabra de enfatizar más aún los programas de protección social, a fin de continuar cerrando la brecha entre ricos y pobres en la República Dominicana.

Quiero invitar a todas las personas que han respaldado el Gobierno del presidente Fernández y a todos quienes me han manifestado de una u otra forma su apoyo durante los años recientes a presentarse el domingo en sus respectivos colegios electorales y a asegurar que sus amigos, familiares y allegados también lo hagan. Y a votar con entusiasmo, pero a la vez con la serenidad que da la certeza de que nuestro país nunca más dará marcha atrás.

Rafael Alburquerque: Danilo enfrentó la vida con seriedad

Yo no sabía que había publicado tanto—, me dice con los ojos muy abiertos y encogiendo los hombros. Ha estado revisando la lista actualizada de obras publicadas en su blog, la página está abierta en su iPad, que descansa sobre la mesita de centro. —Así es, Doctor, aunque no lo crea—, respondo. El Vicepresidente ha tenido la gran gentileza de concederme la primera de la que espero sea una serie de entrevistas para su blog. Me ha recibido en su despacho, muy ordenado y luminoso. Una pequeña mesita con fotos a la izquierda de su escritorio (el lado del corazón) y el retrato del maestro Oviedo en la pared del fondo llaman mi atención a primera vista. Decido examinar las fotos en mayor detalle cuando regrese y concentrar toda mi atención en mi anfitrión.

El doctor Rafael Alburquerque es un hombre pausado, de modales impecables. Sin embargo su mirada, muy despierta, y su sonrisa rápida contrastan con esta calma aparente. Su gran altura se hace sentir aunque esté sentado.

En esta primera entrevista —realizada a mediados de septiembre pasado, cuando todas las encuestas daban como ganador en las próximas elecciones de Mayo de 2012 al candidato de oposición, Hipólito Mejía— el Vicepresidente expresa su punto de vista sobre Danilo Medina, el candidato presidencial de su propio Partido, el de la Liberación Dominicana.

¿Hace cuánto que conoce a Danilo, Doctor?
Desde la fundación del Partido, en el año 1973. ¿A ver…? ¡Son casi cuarenta años! Danilo siempre fue un activista, desde sus años de dirigente estudiantil. Comenzó como militante y fue escalando posiciones gracias a un trabajo tesonero en la propia formación, así como en la organización del Partido.

¿Por qué confiar en él?
La mayor garantía de lo que es Danilo es su trayectoria como ser humano. Nació en una familia humilde, en un pequeño poblado de San Juan de la Maguana y con su propio esfuerzo y su capacidad –siempre fue un estudiante meritorio– se fue formando. Se hizo ingeniero químico en la UASD y luego se graduó en Intec de economista. Eso demuestra que enfrentó la vida con seriedad, se fue trazando metas y con su estudio y su esfuerzo las fue alcanzando. En lo personal, el compañero Danilo es un hombre sencillo, afable y amigo de sus amigos.

¿Cómo ve esta segunda candidatura de Medina en las elecciones que se aproximan?
En el año 2000, el PLD era un partido pequeño. Contó con el Reformista para ganar en el 96, pero en el 2000 no hubo ese apoyo. Ahora el PLD es el partido más grande del país, con más de 2 millones de miembros. Pero además, el país recuerda la grave situación que vivió bajo el gobierno de Hipólito Mejía, de 2000 a 2004. 1 millón 500 mil de personas de clase media cayeron en la pobreza. La tasa de pobreza nosotros la dejamos en 28% en 2000 y llegó a 42% en apenas 4 años; la indigencia pasó de un 8% a un 16%, se dobló… El desempleo era de 13.9%; cuando regresamos, en 2004, estaba en 19.7%. La inflación creció a 60 por 1 y la tasa de cambio del dólar llegó a 58 por 1. Esas cosas hay que recordarlas y tampoco hay que olvidar que en esa época no había crisis mundial, todo lo contrario. Yo no tengo ninguna duda de que Danilo Medina ganará las elecciones.

Sin embargo, como en todas las elecciones, hay una alta proporción de votantes jóvenes y una buena parte de ellos no vivieron la situación que usted describe.
Yo sé que los jóvenes entre 18 y 25 años no vivieron esa época, eran niños o a lo sumo muchachos de 10 a 13 años. Para ellos, eso es historia. Pero lo importante es que reflexionen, que escudriñen el pasado para que se den cuenta de lo que sus propias familias sufrieron —y sufrieron mucho— bajo el gobierno de Hipólito Mejía. Es cierto que hay muchas necesidades y que nuestro gobierno no ha podido resolver todos los problemas, pero también es cierto que el país ha crecido sostenidamente, que el desempleo se ha reducido y que la pobreza también ha mermado. Y las cifras que comprueban lo que digo no son del Gobierno o del Banco Central, sino que son resultados de estudios de organismos como la CEPAL. —Hace una pausa y reflexiona—. Recordar estas cosas es como cuando se habla de lo que fue Lilís, o como cuando a los hijos y a los nietos yo les hablo de Trujillo. A los jóvenes, que se informen. Que busquen en los periódicos de esos años, que ya había Internet. O en YouTube. Que vean cómo era tener en nuestro país un presidente que era objeto de burla…

¿Y usted cree que el resto de la población se acuerde de todo aquello?
Yo espero… y si no, tenemos que recordárselo.

Rafael Alburquerque: tan sólo recordar la gestión de gobierno 2000-2004 es doloroso

El vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque, afirmó que lo importante es seguir trabajando en favor del desarrollo de nuestro país, para que el dólar no aumente al 58 por uno y la inflación al 160 por ciento, como ocurrió durante el gobierno de Hipólito Mejía.

Para el pueblo dominicano es doloroso tan sólo recordar el caos, el desorden, el incremento de la pobreza y el descrecimiento económico de aquellos días.

El vicemandatario ofreció estas declaraciones durante una entrevista televisiva en el programa Matinal 5 que se transmite por Telemicro.

A pesar de que se pudieran malinterpretar algunas acciones a las que ha tenido que recurrir el Gobierno para enfrentar la crisis económica, que no es propia del país, sino producto de una crisis global, aún así no son comparables los resultados económicos del gobierno del PLD con los del gobierno de 2000-2004.

Dijo también que espera que en la presente campaña electoral se debatan conceptos e ideas y que no se caiga en groserías e insultos; insistiendo en lo interesante y atractivo que sería para los electores hacer las comparaciones de ambas gestiones de gobierno.

“A partir del 16 de agosto habrá una realidad: el presidente de la República será Danilo Medina”, expresó el Vicepresidente.

Dudosa paternidad de Hipólito Mejía

“Lo único que Hipólito Mejía puede aumentar desde el Palacio Nacional es el desempleo y la desconfianza en el país”, declaró esta semana el doctor Rafael Alburquerque.

La afirmación del vicepresidente de la República se produjo ante una declaración del candidato presidencial del PRD, Hipólito Mejía, en San Juan de la Maguana, de que él aumentaría la cantidad de beneficiarios del Programa Solidaridad.

“El historial de Hipólito Mejía, como gobernante, anticipa que la República Dominicana tiene ante sí dos opciones claramente definidas en el escenario electoral; por un lado el retorno al caos, al desorden institucional en la administración de las finanzas públicas, y la pérdida de la confianza en nuestro país como destino de inversión que representa el PRD, y por el otro, el camino hacia la consolidación democrática, la estabilidad económica, el progreso y la justicia social que representa el compañero Danilo Medina y el PLD”
, afirmó el vicepresidente.

El vicemandatario añadió que constituye una ofensa a la memoria colectiva de los dominicanos el que Hipólito Mejía pretenda atribuirse la paternidad del Programa Solidaridad, cuando de hecho fueron los humildes quienes más sufrieron la crisis, ocasionada por lo que llamó “su errático y desafortunado gobierno”.

“En todo caso Hipólito podría adjudicarse la paternidad del desorden, del caos y de la inestabilidad que azotó al país durante los 4 años de retroceso que se vivieron en la República Dominicana, durante su gobierno”, concluyó el doctor Alburquerque.

Continuaremos trabajando juntos

Quiero expresarte, querida lectora, querido lector de mi blog, querido compañero, querida compañera de Partido, mi sincero y profundo agradecimiento por el gran apoyo que me has brindado en los últimos meses. Sin él y el de tantos otros compañeros, no hubiese sido posible la oportunidad de impulsar un proyecto que defendiera la obra de gobierno del presidente Leonel Fernández, a la vez de promover valores éticos que tan necesarios resultan en la sociedad que vivimos hoy en día.

Mi precandidatura a la presidencia de la República se lanzó porque consideré necesario proteger los intereses de las bases del Partido y de todos los hogares que viven en condiciones difíciles. Porque asumí la responsabilidad de ofrecer a la Nación un gobierno que mantuviera la estabilidad económica y lograra expandir y profundizar la obra de gobierno de nuestro Partido.

Sin embargo, desde hace unos dos meses, sectores con fuertes intereses creados han estado trabajando internamente y hacia afuera del PLD con el propósito inconfesable de debilitar la participación de nuestro Partido en los próximos comicios de 2012. Esta situación sin precedentes, unida al peligro que representa para el país el retorno del PRD al Gobierno, como ya expresé ante todo el país, hace urgente la unidad de todos los peledeistas para enfrentar la amenaza. Es por eso que decidí apoyar al compañero Danilo, es por eso que hice un llamado a los demás precandidatos para que hicieran lo mismo.

Este paso que he dado no significa que mis ideas e intenciones hayan cambiado. No significa que no sigamos juntos en la lucha por hacer valer los valores éticos y la defensa de las bases y de quienes no tienen quien los defienda. Nuestro equipo, del cual formas parte, continuará unido, continuaremos trabajando juntos. No podemos seguir permitiendo la dispersión de nuestra fuerza. Todos los peledeistas debemos movilizarnos y empujar, a partir de ahora, en la misma dirección.

Mi precandidatura sale del ruedo político interno, mas no me retiro y tampoco declino mis aspiraciones de ser un trabajador y un militante por aquello que creo es la mejor causa nacional.

Finalmente, te aseguro que tus esfuerzos no han sido en vano. Por el contrario, te invito a que sigas junto a mí trabajando, unidos ahora por un propósito mucho mayor: la defensa del Partido de la Liberación Dominicana y la defensa de la Patria.

¡Trabajemos unidos en defensa de la Patria!

Rafael Alburquerque