A veces, la historia se repite

Pablo Longueira, candidato del gobierno a las elecciones presidenciales de Chile renunció a su nominación por encontrarse sumido en una profunda depresión, según explicaron sus familiares más cercanos. La noticia dejó estupefactos a sus seguidores y fueron muchos en el país y en toda América Latina que se mostraron sorprendidos por tan imprevisto acontecimiento.

Sin embargo, lo sucedido a Longueira no es caso único. En 1945 a Diógenes Escalante le sucedió lo mismo.

¿Quién es Diógenes Escalante? En un libro que acabo de leer se cuenta su historia en forma novelada. De la pluma de Francisco Suniaga se nos dice que el personaje había sido Embajador del dictador venezolano José Vicente Gómez desde el año 1922 y a la muerte del “Benemérito” regresó a Venezuela, siendo designado ministro de lo Interior en el gobierno del general Eleazar López Contreras. En 1936 pasó a desempeñar las funciones de Secretario de la Presidencia y, posteriormente, designado embajador en Washington.

Estando en este último puesto lo visitó Julio Medina, hermano del presidente Isaías Medina Angarita con la finalidad de proponerle que fuera candidato de consenso a la presidencia de Venezuela. Por su Embajada, en la capital norteamericana, desfilaron prominentes hombres públicos de su país, incluyendo a Rómulo Bentancourt y Raúl Leoni, muchos años más tarde presidentes, quienes en nombre de Acción Democrática le pidieron aceptar la candidatura, aunque con la advertencia de que no lo acompañarían en su gestión.

Toda Venezuela se unió en torno a la figura del Embajador con un solo propósito: cerrarle el paso a las ambiciones de López Contreras, muy vinculado a la tiranía de Gómez, quien había decidido presentarse como candidato en sus deseos de retornar al Palacio de Miraflores.

Para 1945, el doctor Diógenes Escalante era un hombre que se acercaba a los setenta años de edad y pensaba en el retiro, luego de una extensa y exitosa carrera diplomática. Caviló intensamente en aceptar o no la candidatura que se le proponía, y la tensión nerviosa lo llevó al insomnio y a días muy duros en el ámbito familiar. No obstante, como narra Suniaga, y pone en boca de Escalante:

desde el mismo instante en que recibí el recado del presidente Medina, sin que me percatara, comenzaron a soltarse en mi mente los demonios de esa ambición tan largamente contenida. Cometí el dislate de ilusionarme con la creencia de que era posible tomarme una revancha ante el destino y cerrar mi carrera pública de la manera que soñé, siendo presidente de Venezuela”.

Finalmente, a finales de mayo tomó la decisión y a principios de agosto retornó a su país.

Apenas un mes después Escalante se veía precisado en abandonar la carrera. La presión le resultó intolerable: las visitas continuas de compatriotas que le solicitaban la solución de un problema; las cartas que debían ser respondidas; las audiencias con las autoridades; el contacto con la calle en una campaña contra reloj; los preparativos para elaborar una agenda y un plan de gobierno. El día a día lo desbordó: la duda de si había hecho lo correcto en aceptar comenzaron a invadir su espíritu; se preguntaba si tanto tiempo fuera del país le habían hecho perder la capacidad de comprender a Venezuela; y las tensiones a las que se encontraba sometido le hicieron perder el sentido común.

El 3 de septiembre de 1945 Escalante entró en crisis. Ya no pudo más. La realidad fue imposible de continuar ocultándose; tuvo que renunciar a la candidatura y como dice el autor de la obra, a partir de ese momento se torció el devenir de la historia de Venezuela.

Escalante había conocido en sus años de Embajador a Harry S. Truman, quien siendo ya presidente le envió su avión para sacarlo de Venezuela, de ahí el nombre de la novela “El pasajero de Truman”.

Excelente historia novelada que nos muestra que ya antes, en el pasado siglo, un candidato con sus nervios destruidos por la intensidad del accionar político tuvo que abandonar la carrera presidencial. La historia se repite con Pablo Longueira, que víctima de una fuerte depresión, según su hijo, abandona en Chile la candidatura presidencial que había ganado hacía apenas seis semanas en comicios internos.

Crónica sobre Ecuador

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos escénicas de Quito: Magnus von Koeller y Scipio – Flickr.

No hubo mayores sobresaltos en los resultados del proceso electoral ecuatoriano. El presidente, Rafael Correa, alcanzó la cota del 56% de los votos válidos, en tanto que Guillermo Lasso, el candidato que ocupó el segundo lugar en la justa sólo logró un 22%. Ante una oposición fraccionada en siete organizaciones, sostenía Participación Ciudadana del Ecuador, sus votos se dividirían y la reelección del mandatario estaba asegurada en una primera vuelta, pues si no llegaba al cincuenta por ciento más uno, obtendría más del cuarenta y le llevaría más de diez puntos a su rival más cercano, fórmula constitucional que en el peor de los escenarios le aseguraría la victoria.

Como Jefe de los Observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), con un equipo de base compuesto por técnicos y con cincuenta y un observadores presentes en diecisiete de las provincias de Ecuador, estuvimos en ese país durante los diez días que precedieron al domingo 17 de febrero.
Continuar leyendo

Del primer viaje a Ecuador

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las imágenes muestran momentos de la primera visita del doctor Alburquerque a las oficinas del Consejo Nacional Electoral de Ecuador; su encuentro con el presidente del Consejo –Doctor Domingo Paredes Castillo– y la firma del acuerdo del Procedimiento de Observación Electoral con la OEA para las elecciones del próximo 17 de febrero en ese país sudamericano.

Dadas las irregularidades que en el pasado acontecían en los procesos electorales de América Latina, el Sistema Interamericano estimó conveniente darle seguimiento a los mismos para asegurar su transparencia mediante la presencia in situ de enviados especiales que tratarían de garantizar el equilibrio entre los contendientes y la diafanidad de los resultados de la consulta. La Organización de Estados Americanos (OEA) se ha encargado de esta misión y en cada elección nacional, sea presidencial o legislativa, conforma un cuerpo de observadores que generalmente es dirigido por un ex presidente o vicepresidente, o una personalidad del Continente.

En las pasadas elecciones dominicanas, el expresidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, fue el Jefe de la Misión de Observadores Electorales de la OEA, quien después de finalizado el evento rindió un informe favorable sobre lo acontecido, dando así su aval al triunfo del candidato del PLD, Danilo Medina.

El 17 de febrero próximo serán las elecciones presidenciales y legislativas del Ecuador y he tenido el honor de ser designado por la OEA como Jefe de la Misión de Observadores Electorales. Un prestigio no tanto para mi persona sino para la República Dominicana, pues con esta designación se reconoce la política de relaciones exteriores que ha puesto en práctica nuestro país.

Para cumplir con el mandato recibido, la pasada semana, desde el día 14 hasta el 18 estuve en el Ecuador, tanto en su capital, Quito, como en su ciudad más importante, Guayaquil. La finalidad de este viaje era firmar con el Consejo Nacional Electoral el Procedimiento de Observación Electoral, pero al mismo tiempo, se aprovechó la oportunidad para visitar a los distintos candidatos presidenciales, a los directores de medios de comunicación y a la sociedad civil, representada por Participación Ciudadana.

Suscrito el acuerdo con el Consejo Nacional Electoral, fuimos recibidos por el doctor Lenin Moreno, vicepresidente de la República a cargo del Poder Ejecutivo, en vista de que el presidente Rafael Correa ha pedido licencia para dedicarse a la campaña electoral.

Posteriormente nos dedicamos a visitar a los candidatos presidenciales. Ocho partidos y movimientos corren en las elecciones, siendo sus candidatos, por orden alfabético: Alberto Acosta, por el Movimiento Popular Democrático; Rafael Correa, quien aspira a la reelección por el movimiento Alianza País; Lucio Gutiérrez, por el Partido Sociedad Patriótica; Guillermo Lasso, por el Movimiento Creo; Alvaro Noboa, por el Partido Renovador Institucional Acción Nacional; Mauricio Rodas, por el Partido Sociedad Unida Más Acción; Norma Stef Wray, por el Movimiento Ruptura; y Nelson Zavala, por el Partido Roldosista Ecuatoriano.

Desde la primera semana de febrero se instalará en el Ecuador el equipo de la OEA, integrado por veinticuatro coordinadores regionales, uno por cada provincia, noventa observadores diseminados por todo el país y un equipo técnico. Todo este equipo estará bajo mi dirección y coordinación, con la asistencia de la señora María T. Mellenkamp, funcionaria de la organización, quien fungirá como Subjefa de la Misión.

La Misión estará recorriendo las distintas regiones del Ecuador y permanecerá en ese país hasta después que se ofrezcan los resultados electorales. Un informe será evacuado en el que se darán a conocer todos los pormenores del proceso. Se trata de una gran responsabilidad para mi persona, pues siempre las campañas crispan los ánimos, por lo que es necesario actuar con la debida mesura y espíritu conciliador para tratar de que sea un éxito la misión.

Un gran compromiso, que cumpliremos con absoluta imparcialidad y afán de servicio, para así responder a la confianza que ha sido depositada en nosotros.

…………………………………………………………………
Entradas relacionadas:
Observación electoral en Ecuador

Observación electoral en Ecuador

Foto: Plaza Grande y el Palacio de Carondelet | Bill Herndon —flickr

El secretario general de la OEA, Sr. José Miguel Insulza, anunció esta semana el nombramiento del doctor Rafael Alburquerque, exvicepresidente de la República, como Jefe de la Misión de observadores de este organismo para las elecciones de Ecuador.

La Misión de Observación Electoral de la OEA tiene previsto desplegar observadores en gran parte del territorio ecuatoriano para las elecciones generales de febrero, a fin de conocer tanto el desarrollo de la administración y organización electoral como las propuestas políticas. El Sr. Insulza informó que el envío de observadores responde a una invitación del Consejo Nacional Electoral de Ecuador y explicó que la misión iniciará sus actividades en enero próximo.

En un documento oficial del Departamento de Prensa de la OEA, el secretario general destacó la figura del exvicepresidente  Alburquerque, quien acompañó al expresidente Fernández en los períodos gubernamentales entre 2004 y 2012. Asimismo, ponderó su labor al frente de la Secretaría de Estado de Trabajo desde 1991 hasta 2000, y como miembro de la Comisión Redactora del Código del Trabajo y de su reglamentación en 1992. Al documento se adjuntó una biografía del doctor Alburquerque en la que señala, además, que representó a la República Dominicana en numerosas oportunidades ante la Organización Internacional del Trabajo y es coautor de importantes publicaciones en materia de derecho laboral.

 

Domingo 20 de mayo

En la era de la información que vivimos, en esta larga campaña electoral no han faltado datos sobre las propuestas de nuestro candidato ni tampoco sobre la gestión de Gobierno encabezada por el doctor Leonel Fernández. Ya para nadie es un secreto las condiciones en que encontramos el país en 2004 y las condiciones en que lo entregaremos al próximo Gobierno en el mes de agosto.

Nuestro gobierno no tuvo la oportunidad que tendrá Danilo de “continuar lo que está bien”, ya que nada estaba bien. Así, nos concentramos en corregir el desastre encontrado y avanzar de manera bastante significativa en áreas como la estabilidad económica, protección social, salud, educación, infraestructura y modernización del Estado. Y los resultados están a la vista de todos aquellos que quieran mirar.

Pasado mañana, domingo 20 de mayo, todos los ciudadanos y ciudadanas de la Patria tenemos no sólo un derecho que ejercer, sino un deber que cumplir.

Como miembro del PLD —pero también como dominicano— apoyo sin reservas la candidatura del compañero Danilo Medina; por muchas razones, pero sobre todo porque tengo plena confianza en que cumplirá su palabra de enfatizar más aún los programas de protección social, a fin de continuar cerrando la brecha entre ricos y pobres en la República Dominicana.

Quiero invitar a todas las personas que han respaldado el Gobierno del presidente Fernández y a todos quienes me han manifestado de una u otra forma su apoyo durante los años recientes a presentarse el domingo en sus respectivos colegios electorales y a asegurar que sus amigos, familiares y allegados también lo hagan. Y a votar con entusiasmo, pero a la vez con la serenidad que da la certeza de que nuestro país nunca más dará marcha atrás.