¡No es momento de cruzarse de brazos!

A continuación, transcribimos el texto íntegro del mensaje del Señor Vicepresidente de la República y precandidato presidencial por el PLD, doctor Rafael Alburquerque, dirigido hace unas horas a la Nación y a los miembros del Partido de la Liberación Dominicana.

Pueblo Dominicano; compañeras y compañeros del Partido de la Liberación Dominicana:

El país se encuentra hoy bajo la amenaza del retorno de la incompetencia al poder y como consecuencia, al caos que eso representaría para la Nación. Ante esa realidad, el PLD no puede permanecer inactivo teniendo un aviso de huracán en la mano. Cruzarse de brazos en este momento sería permitirle al enemigo que avance… Cruzarse de brazos ahora, sería provocar una derrota del PLD en el 2012.

Eso es inaceptable.

Ha llegado el momento de que el Partido de la Liberación Dominicana se active y asuma la responsabilidad de detener la amenaza que representa un retorno del desorden al poder. Ante esa posibilidad no puede haber un PLD cruzado de brazos.

Hay que defender a toda costa lo que se ha logrado y proseguir con lo que falta por hacer. Continuaremos defendiendo a la mayoría que sostiene con su trabajo a la Nación, que sostiene con su contribución al Estado y que reclama un mejor mañana para una nueva generación de dominicanos y dominicanas que desean progresar.

Debemos luchar para garantizar la continuidad de la obra que durante estos años hemos realizado junto al presidente Leonel Fernández. Solo así preservamos el liderazgo de Leonel en el PLD.

Debemos poner en marcha un plan de acción que amplíe la cobertura del seguro de salud a todos los ciudadanos. En eso creo y para eso trabajaré.

Nos proponemos ampliar y fortalecer los programas de protección social, que hoy constituyen las únicas oportunidades que tienen las familias más necesitadas de nuestro Pueblo. En eso creo y para eso trabajaré.

Pondremos en marcha un novedoso programa para estimular la creación de empleos en el sector privado, asumiendo el Gobierno un rol de facilitador para el desarrollo económico y el crecimiento de los sectores productivos del País. Mantener la estabilidad macroeconómica de la Nación es una prioridad. En eso creo y para eso trabajaré.

Tu seguridad y la de tu familia serán el fundamento de un moderno plan estratégico para enfrentar la delincuencia, el crimen organizado y el narcotráfico. Los adelantos tecnológicos, unidos a la capacitación de nuestras fuerzas de ley y orden, serán una prioridad en nuestro próximo gobierno. En eso creo y para eso trabajaré.

Estoy convencido que la inversión más importante que se requiere para que la República Dominicana pueda dar el paso definitivo hacia el pleno desarrollo económico y social, es la educación. Nuestro Gobierno ha iniciado la ruta para lograr una educación de calidad. Vamos a transformar y modernizar el Sistema Educativo en la República Dominicana. En eso creo y para eso trabajaré.

El país se está levantando sobre una base sólida que le permitirá elevarse a la altura de las naciones más desarrolladas; porque está colocando al alcance de los más necesitados la alimentación, la salud, la educación y las facilidades para aspirar a una mejor calidad de vida en la República Dominicana.

Frente a la amenaza que representa el regreso de la incapacidad y el desorden al poder, hago un llamado a la conciencia de cada hombre y mujer peledeista para que activamente asumamos la defensa de la Nación. El momento no es para cruzarse de brazos. Los pocos que así lo hagan, lo sentirán en el peso de sus conciencias.

Peledeístas: ¡No es hora de cruzarse de brazos. Es hora de acción y participación!

Muchas gracias.

Santo Domingo de Guzmán, 3 de mayo de 2011

Agropecuaria: renglón estratégico en la seguridad alimentaria y la economía

Recientemente, durante un almuerzo con directivos de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), el vicepresidente de la República y precandidato presidencial del PLD, doctor Rafael Alburquerque, aseguró que el sector agropecuario es un renglón estratégico en la seguridad alimentaria y en la generación de empleo y de divisas; por lo que hay que prestarle todo el apoyo necesario, así como una atención especial.

El doctor Alburquerque señaló que la agropecuaria es uno de los sectores de la economía que ha experimentado mayor dinamismo y crecimiento en los últimos años, lo que ha permitido un incremento de las exportaciones de productos tradicionales y no tradicionales, convirtiéndose así en un importante generador de divisas.

Dijo que en un gobierno suyo se garantizará la seguridad alimentaria y se incrementará la agro exportación a fin de generar divisas y mitigar la pobreza, creando empleos rurales a través de las unidades productivas familiares. Señaló también que se puede desarrollar toda una serie de mecanismos de asistencia técnica y financiera al sector, que permita reducir los costos, para que los productores puedan ser más competitivos en los mercados internacionales. Citó entre esos mecanismos el financiamiento para la instalación de invernaderos, la formación de clusters productivos, la adopción de tecnología y la diversificación del sector. El Vicepresidente manifestó que:

… necesitamos FORTALECER la alianza entre el gobierno y el sector agropecuario del país, y pasar de una agricultura de cielo abierto a una producción de cultivos controlados, que permita reducir los costos e incrementar la productividad.

Afirmó que, paralelamente, el gobierno debe seguir apoyando la agricultura tradicional mediante la preparación de tierra, el financiamiento de maquinaria agrícola, la reparación y mantenimiento de caminos vecinales, así como la instalación de centros de acopio y cadenas de frío que permitan la conservación de los productos.

Al encuentro asistieron, entre otras personalidades, el presidente de la JAD, Gustavo Florentino; su vicepresidente ejecutivo, Omar Benítez; su secretario, Luis Bonilla y los miembros de su Consejo Directivo.

Mucho ojo con la economía mundial

A principios de este año los expertos financieros y los economistas norteamericanos vaticinaron que programas de inversiones, como el puesto en práctica por el Gobierno de Barak Obama, conducirían a una economía de crecimiento moderado que pondría fin a la crisis financiera mundial. En efecto, a principios de este año se vaticinaba que la economía norteamericana terminaría el 2010 con un crecimiento cercano al tres por ciento.

Sin embargo, en estos momentos los datos económicos que se manejan hacen temer un retorno a la recesión mundial y una recaída en la economía norteamericana. En los Estados Unidos de América el desempleo continúa en un diez por ciento, sin que se vislumbre una reducción siquiera moderada de esa cifra; la caída en julio de un 27.2% con respecto a junio de las ventas de las casas y departamentos produce un pesimismo en los mercados; el precio del barril del crudo ligero ha descendido a 71.45 dólares, el más bajo desde hace dos meses; y las monedas de refugio, el yen japonés y el franco suizo se han fortalecido respecto al dólar norteamericano.

La euforia existente a principios de año ha desaparecido. Ahora se es más prudente al examinar la situación. Algunos analistas hablan de que marchamos hacia una nueva recesión de carácter mundial; no obstante, otros explican que ésta no se producirá a pesar de estos signos negativos. En todo caso, en lo que sí todo el mundo está conteste es que hay que dejar a un lado el entusiasmo de principios de año, y considerar que la salida de la crisis será muy lenta.

Hay que estar pendientes de esta evolución de la economía mundial y adoptar las medidas pertinentes, como lo ha venido haciendo el país, para evitar males y sufrimientos a nuestro pueblo.

Aquí hemos crecido en el primer semestre de este año un vigoroso 7.5% y la inflación acumulada de enero a junio no ha pasado del cinco por ciento. Aguardamos con optimismo un fin de año con cifras tan promisorias como las alcanzadas en el primer semestre. Pero debemos continuar alertas, pues la crisis financiera global aún no ha desaparecido.

Rafael Alburquerque rechaza flexibilizar derechos

El vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque se manifestó en desacuerdo con la flexibilización del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social que se quiere imponer, ya que tiende a dejar a los trabajadores con menos prestaciones laborales, y les hace perder su cohesión social con la empresa, pasando a trabajar con menos condiciones laborales para terceros que los subcontratan.

Recordó que una investigación de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) establece que aplicar una flexibilización al Derecho del Trabajo y la Seguridad Social produce una mayor capacidad de ajuste, pero provoca más inestabilidad y menos generación y duración en el empleo.

Citó el caso de las franquicias internacionales, el teletrabajo, los fletes y otras formas de trabajos informales donde el empleado pasa a ser independiente en muchos casos, pero con poca posibilidad de protección por las leyes laborales y una reducida cobertura de la Seguridad Social.

El doctor Rafael Alburquerque hizo el señalamiento al participar en el panel sobre la Nueva Realidad del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, durante el Congreso Internacional del Derecho Laboral que se desarrolló por dos días en Santiago.