Rafael Alburquerque: el mejor candidato por 10 razones

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. Su liderazgo histórico | Miembro fundador del PLD, el doctor Rafael Alburquerque es el único dirigente que acompañó dos veces al profesor Juan Bosch como candidato a la Vicepresidencia de la República.
  2. La confianza de Leonel | Es el único compañero a quien el líder del partido, doctor Leonel Fernández, ha escogido dos veces como candidato a la Vicepresidencia de la República.
  3. Su experiencia de Estado | Vicepresidente de la República por dos períodos, ha trabajado de cerca con el presidente Fernández por casi 7 años, representándolo nacional e internacionalmente con frecuencia. Con él, hay garantía de estabilidad económica, protección a los más necesitados y la continuación de la obra de Leonel.
  4. Su exitosa dirección del Programa Solidaridad | Responsable del Programa Solidaridad y del Gabinete de Políticas Sociales, los resultados de su gestión han recibido público reconocimiento nacional e internacional.
  5. Su eminencia profesional, reconocida por la OIT | Miembro de la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desde 2001, el doctor Alburquerque ha dedicado su vida profesional al derecho laboral. Sus numerosos logros han recibido el reconocimiento nacional e internacional de diversas organizaciones.
  6. Amigo del empresariado | Es el único candidato que ha reconocido el aporte de los empresarios en el crecimiento económico. Sabe que el desarrollo de la Nación depende, en gran medida, del dinamismo de este sector.
  7. Su defensa incansable de los trabajadores | Rafael Alburquerque fue el autor principal del Código de Trabajo de 1992 (en vigencia) donde se consignan reformas de protección a la mujer, a las organizaciones, a los profesionales y a las personas con discapacidad. Igualmente, ha sido un abanderado de la instauración de la Seguridad Social como derecho fundamental de los trabajadores.
  8. Su carácter firrme, conciliador y democrático | Es el único funcionario que ha tenido cien por ciento de éxito como mediador de conflictos o desacuerdos entre empresarios, Gobierno y trabajadores.
  9. Su moral a toda prueba | Quienes lo conocen saben bien que el doctor Alburquerque es un caballero como pocos; es un hombre de profunda lealtad, de honestidad inquebrantable y de sólidos principios éticos y morales forjados a la luz y el ejemplo del profesor Juan Bosch.
  10. La garantía del triunfo | Rafael Alburquerque es el único candidato que garantiza el triunfo del Partido de la Liberación Dominicana en las elecciones de 2012, librando al país del peligro del retroceso, la incapacidad y el desorden que representa el PRD.

Rafael Alburquerque en Hoy Mismo (I)

A continuación presentamos dos fragmentos de la entrevista realizada al Vicepresidente por César Medina, productor del matutino Hoy Mismo, el pasado 29 de julio. La entrevista también contó con la participación de los periodistas Cristian Jiménez, Luisin Mejía, Oscar Medina y Danny Alcántara.

En esta primera parte, las preguntas giraron en torno a la postura del doctor Alburquerque sobre la posibilidad de que el presidente Fernández repostule su candidatura para el próximo período presidencial y, en caso de lo contrario, respecto a la disposición del Vicepresidente a asumir tal candidatura.

En breve estaremos publicando las partes restantes de esta entrevista, con los temas de la indexación del impuesto a los combustibles y a los programas sociales del Gobierno, tanto en el blog como en el Canal de YouTube del Vicepresidente.

…………………………………………………………………
Entradas relacionadas:
.
Tercera y cuarta partes de la entrevista en Hoy Mismo

Nelson Mandela, el invencible

Acabo de leer dos libros sobre Nelson Mandela. El primero, de John Carlin, titulado El Factor Humano y, el segundo, de la autoría de Richard Stengel, con el título de El Legado de Mandela.

Estoy seguro que del primero de estos libros has oído hablar, pues su contenido sirvió de argumento a la película Invictus, de Clint Eastwood, que ha sido elogiada por los críticos y que causó una buena impresión cuando se proyectó en las salas de cine del país. Desde luego, como casi siempre acontece, el libro nos explica mucho mejor el mensaje que quiso proyectar la filmación. Ese mensaje puede resumirse en las propias palabras de Mandela:

“El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar; de unir a la gente como pocas otras cosas… Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar las barreras raciales”.

Y, precisamente, a partir de este razonamiento de Mandela es que Carlin desarrolla la trama de su obra, en la cual nos cuenta cómo el líder de la nación sudafricana pudo lograr “la pacífica transferencia de poder de la minoría blanca a la mayoría negra en Sudáfrica, el paso del apartheid a la democracia”.

Para conquistar sus objetivos de vencer la segregación racial y unificar su nación, Mandela apostó a respaldar los Springbok, el equipo de rugby integrado por afrikáners y odiado por los negros, para quienes representaba el símbolo del dominio y explotación de los blancos.

Su tarea no fue nada fácil. Tuvo que vencer el recelo de los blancos, quienes no podían entender que su presidente negro los apoyara, luego de tantos años de animadversión contra el equipo, hasta el punto en que se habían llevado a cabo campañas mundiales para impedir que éste pudiera participar en justas internacionales. Pero, también debió luchar contra el resentimiento acumulado de sus compañeros de Partido, quienes consideraban imposible respaldar un equipo que a lo largo de su historia siempre fue identificado en el imaginario de los negros como el paradigma de la supuesta supremacía blanca con la cual se pretendía sojuzgar a la población mayoritaria negra.

Gracias al diálogo y a la persuasión, pero además a su valor personal, Mandela obtuvo su cometido. En 1995 los Springbok ganaban el campeonato mundial de rugby celebrado en Sudáfrica, en un partido presenciado por Mandela, ante una multitud de hombres y mujeres blancos que lo aclamaron, y con su aclamación, lo aceptaban como su Presidente. Al mismo tiempo, los hombres y mujeres que por su raza habían sido sometidos a la segregación, aceptaban el triunfo de los Springbok como suyo, cerrándose así un largo capítulo de división y odio racial que ha permitido a la Sudáfrica de hoy marchar por un camino de paz y reconciliación.

El segundo libro El legado de Mandela es una de enseñanza sobre la vida, el amor y el valor de Nelson Mandela, tal como lo afirma en un subtítulo el autor de la obra, Richard Stengel. Ni siquiera es necesario comentar este libro, basta con reproducir algunos de sus párrafos para darse cuenta de la dimensión universal del hombre y líder que es Nelson Mandela.

La cárcel –dice el autor le enseñó el dominio de sí mismo, disciplina y concentración, cosas que Mandela considera esenciales en un líder. Gracias a este autocontrol, pudo afirmar que el coraje no es la ausencia de miedo, sino aprender a superarlo, y, por tal razón, nuestro personaje afirma que es necesario fingir que se es valiente; que no tener miedo es una estupidez, pues el coraje es no dejar que el miedo te venza. Si finges ser valiente, sostiene Mandela, no sólo te vuelves valiente, eres valiente.

Mandela, nos dice Stengel, sabe que no hay nadie que sea totalmente bueno o totalmente malo, y, en general, considera que casi todo el mundo es bueno mientras no se demuestre lo contrario. El autor del libro nos advierte que para algunos este es un punto débil del líder y, para otros, una ingenuidad. Pero, Mandela considera que si se piensa bien de la gente con la cual interactuamos, se aumenta la probabilidad de que esa persona muestre lo mejor de sí misma. Nadie, afirma el líder sudafricano es intrínsecamente malo.

“La maldad es algo que las circunstancias, el entorno o la educación inculca o enseña a los hombres. No es innata”.

Aunque Mandela trata de complacer a sus compañeros y ciudadanos, Stengel aclara que su biografiado sabe decir no, ya que hacerlo luego sería mucho más difícil. “Si hay que decepcionar a alguien, cuanto antes mejor”, es su razonamiento, y cuando tiene que decirlo no lo endulzará ni se lo pasará a otro, tratando de que su respuesta sea clara e irrevocable. En otras palabras, dice el autor de la obra, el líder sudafricano no es de las personas que da falsas esperanzas ni deja abierta la más mínima rendija.

Hay, pues, que leer este libro de Richard Stengel. Efectivamente, una obra para aprender de la actitud de un hombre, que a no dudar, es uno de los grandes prohombres de la humanidad.

Juan Bosch: una lección imperecedera

A continuación, un fragmento de la conferencia magistral que, sobre el pensamiento político de Juan Bosch, presentara el doctor Rafael Alburquerque en uno de los actos conmemorativos del centenario del nacimiento del ex presidente.

El evento se llevó a cabo el 27 de Junio de 2009 en el Salón de Actos de la Cancillería de la República.

En breve, estaremos publicando la conferencia en toda su extensión en el Canal en YouTube del Vicepresidente.