Partido de la Liberación Dominicana: 40 años

Detrás, de izq a derecha: Rubén Cedeño, Antonio Abreu, Juan Bosch, José Joaquîn Bidö Medina, Rafael Alburquerque, Gilberto Martînez, Luis Hernández Fêlix y Manuel Ramón Taveras. Delante, de izq a derecha: Dioscórides Espinal, Pantaleó María Arias, Temístocles Montás, Rafael (Cheché) Luna (parcialmente oculto), Amiro Cordero, Miriam Abreu, Milagros Ortiz Bosch, Félix Alburquerque, Norge Botello, (detrás, oculto) Franklin Almeyda, Luis Lemonier, Emmanuel Espinal, Héctor René González y Bienvenido Mejía y Mejía.

Un día como hoy, hace ya cuarenta años se celebró el Congreso Constitutivo del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Derrocado en 1963, el pueblo y una parte de las Fuerzas Armadas se habían levantado en armas para exigir el retorno de Juan Bosch al poder y el restablecimiento de la Constitución derogada por los golpistas, pero la intervención norteamericana de 1965 impidió que se hiciera realidad esa legítima aspiración de los hombres y mujeres de nuestro país.

A partir de 1966 Juan Bosch se refugió en Europa para reflexionar sobre la democracia. Una democracia por la cual él había luchado toda la vida; primero, desde el exilio, reclamando la libertad conculcada por el Tirano; luego, a su regreso al país, para enseñar a todos el respeto por los derechos fundamentales de la persona humana.

En Europa evolucionó su pensamiento y escribió profundas obras sobre política y sociología, como Composición Social Dominicana; De Cristóbal Colón a Fidel Castro: El Caribe, Frontera Imperial; El Pentagonismo, Sustituto del Imperialismo; y Dictadura con Respaldo Popular.

Regresó a su tierra natal en 1970 dispuesto a transformar al Partido Revolucionario Dominicano, de un partido de masas, de un frente de clases, de una organización circunscrita a luchar por la democracia y la libertad, en un partido de cuadros, de militantes, de liberación nacional, de justicia social. Para tales fines creó dos círculos de estudios, en los cuales incorporó a jóvenes para enseñarles una nueva interpretación de la historia y el análisis científico, sobre la base del marxismo, de los hechos sociales.

Pero, el PRD no pudo asimilar las nuevas concepciones del maestro y eso lo llevó en 1973 a constituir lo que él llamó un Partido único en América. De los círculos de estudio que formó dentro del PRD surgió la simiente que hizo posible la creación del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Su organización, su disciplina, su mística, hizo posible que el Partido creciera rápidamente. Apenas 18 mil votos en las elecciones de 1978; 180 mil votos en las de 1982; más de 300 mil en las de 1986 y a partir de entonces, un ascenso sostenido que lo llevó al poder veintitrés años después de fundado.

Hoy, el PLD puede mostrar con orgullo lo que ha hecho por el país y su pueblo en los años que le ha tocado gobernar. Cuando finalice el actual período de gobierno se habrán cumplido veinte años desde que llegó al poder el PLD, y en esos veinte años habrá gobernado dieciséis, manteniendo un desarrollo sostenible, una estabilidad macroeconómica, construyendo grandes obras de infraestructura, disminuyendo la pobreza y la indigencia, y en estos momentos en combate contra el analfabetismo.

Un Partido para el progreso, un partido para la justicia social, un partido para servirle al pueblo.

Homenaje al maestro, fundador y líder indiscutido e indiscutible de nuestro Partido, prócer de la República, profesor Juan Bosch. A usted, al cumplirse los cuarenta años de la constitución de su Partido, el Partido de la Liberación Dominicana, le decimos que aquí estamos en el trabajo cotidiano de construir una Patria mejor, una Patria como la que soñó Juan Pablo Duarte. Podrá haber errores, desaciertos, pero lo mejor del Partido se mantiene firme en los ideales que usted sembró, en el ejemplo de humildad, trabajo y moralidad que usted nos legó.

Hasta siempre, compañero.

Rafael Alburquerque: tan sólo recordar la gestión de gobierno 2000-2004 es doloroso

El vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque, afirmó que lo importante es seguir trabajando en favor del desarrollo de nuestro país, para que el dólar no aumente al 58 por uno y la inflación al 160 por ciento, como ocurrió durante el gobierno de Hipólito Mejía.

Para el pueblo dominicano es doloroso tan sólo recordar el caos, el desorden, el incremento de la pobreza y el descrecimiento económico de aquellos días.

El vicemandatario ofreció estas declaraciones durante una entrevista televisiva en el programa Matinal 5 que se transmite por Telemicro.

A pesar de que se pudieran malinterpretar algunas acciones a las que ha tenido que recurrir el Gobierno para enfrentar la crisis económica, que no es propia del país, sino producto de una crisis global, aún así no son comparables los resultados económicos del gobierno del PLD con los del gobierno de 2000-2004.

Dijo también que espera que en la presente campaña electoral se debatan conceptos e ideas y que no se caiga en groserías e insultos; insistiendo en lo interesante y atractivo que sería para los electores hacer las comparaciones de ambas gestiones de gobierno.

“A partir del 16 de agosto habrá una realidad: el presidente de la República será Danilo Medina”, expresó el Vicepresidente.

Dudosa paternidad de Hipólito Mejía

“Lo único que Hipólito Mejía puede aumentar desde el Palacio Nacional es el desempleo y la desconfianza en el país”, declaró esta semana el doctor Rafael Alburquerque.

La afirmación del vicepresidente de la República se produjo ante una declaración del candidato presidencial del PRD, Hipólito Mejía, en San Juan de la Maguana, de que él aumentaría la cantidad de beneficiarios del Programa Solidaridad.

“El historial de Hipólito Mejía, como gobernante, anticipa que la República Dominicana tiene ante sí dos opciones claramente definidas en el escenario electoral; por un lado el retorno al caos, al desorden institucional en la administración de las finanzas públicas, y la pérdida de la confianza en nuestro país como destino de inversión que representa el PRD, y por el otro, el camino hacia la consolidación democrática, la estabilidad económica, el progreso y la justicia social que representa el compañero Danilo Medina y el PLD”
, afirmó el vicepresidente.

El vicemandatario añadió que constituye una ofensa a la memoria colectiva de los dominicanos el que Hipólito Mejía pretenda atribuirse la paternidad del Programa Solidaridad, cuando de hecho fueron los humildes quienes más sufrieron la crisis, ocasionada por lo que llamó “su errático y desafortunado gobierno”.

“En todo caso Hipólito podría adjudicarse la paternidad del desorden, del caos y de la inestabilidad que azotó al país durante los 4 años de retroceso que se vivieron en la República Dominicana, durante su gobierno”, concluyó el doctor Alburquerque.

Continuaremos trabajando juntos

Quiero expresarte, querida lectora, querido lector de mi blog, querido compañero, querida compañera de Partido, mi sincero y profundo agradecimiento por el gran apoyo que me has brindado en los últimos meses. Sin él y el de tantos otros compañeros, no hubiese sido posible la oportunidad de impulsar un proyecto que defendiera la obra de gobierno del presidente Leonel Fernández, a la vez de promover valores éticos que tan necesarios resultan en la sociedad que vivimos hoy en día.

Mi precandidatura a la presidencia de la República se lanzó porque consideré necesario proteger los intereses de las bases del Partido y de todos los hogares que viven en condiciones difíciles. Porque asumí la responsabilidad de ofrecer a la Nación un gobierno que mantuviera la estabilidad económica y lograra expandir y profundizar la obra de gobierno de nuestro Partido.

Sin embargo, desde hace unos dos meses, sectores con fuertes intereses creados han estado trabajando internamente y hacia afuera del PLD con el propósito inconfesable de debilitar la participación de nuestro Partido en los próximos comicios de 2012. Esta situación sin precedentes, unida al peligro que representa para el país el retorno del PRD al Gobierno, como ya expresé ante todo el país, hace urgente la unidad de todos los peledeistas para enfrentar la amenaza. Es por eso que decidí apoyar al compañero Danilo, es por eso que hice un llamado a los demás precandidatos para que hicieran lo mismo.

Este paso que he dado no significa que mis ideas e intenciones hayan cambiado. No significa que no sigamos juntos en la lucha por hacer valer los valores éticos y la defensa de las bases y de quienes no tienen quien los defienda. Nuestro equipo, del cual formas parte, continuará unido, continuaremos trabajando juntos. No podemos seguir permitiendo la dispersión de nuestra fuerza. Todos los peledeistas debemos movilizarnos y empujar, a partir de ahora, en la misma dirección.

Mi precandidatura sale del ruedo político interno, mas no me retiro y tampoco declino mis aspiraciones de ser un trabajador y un militante por aquello que creo es la mejor causa nacional.

Finalmente, te aseguro que tus esfuerzos no han sido en vano. Por el contrario, te invito a que sigas junto a mí trabajando, unidos ahora por un propósito mucho mayor: la defensa del Partido de la Liberación Dominicana y la defensa de la Patria.

¡Trabajemos unidos en defensa de la Patria!

Rafael Alburquerque

Alocución del doctor Rafael Alburquerque

El pasado viernes 20 de mayo, el vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque, dirigió un mensaje a los miembros del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y a toda la Nación. El mensaje, en toda su extensión, se reseña aquí.