16 de Agosto de 2015

monu

Se conmemora un nuevo aniversario del Grito de Capotillo. Aquel día del año 1863, un grupo de patriotas encabezado por el coronel Santiago Rodríguez –a quien en su obra sobre la Restauración Pedro M. Archambault califica como jefe de la revolución– cruzaron la frontera desde Haití y tomaron el cerro de Capotillo para al despuntar el alba izar el pabellón tricolor arriado desde marzo de 1861, cuando Pedro Santana lo desconoció para dar paso a la anexión a España. Continuar leyendo

Vicepresidente encabeza los actos del 148 aniversario de La Restauración

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La guerra de la Restauración no fue una fiesta ni en ella podían tomar parte todos los hombres. Para hacerla se necesitaban condiciones nada comunes, porque había que enfrentar un medio físico hostil con muy escasos medios para dominarlo y porque se combatía contra soldados españoles, cuyo valor ha sido proverbial desde hace siglos; y para formarnos un juicio correcto de cómo la hizo el pueblo dominicano, con que ímpetu y arrojo se lanzó a ella, diremos que empezó el 16 de agosto de 1863 y un año y menos de cinco meses después —el 7 de enero de 1865— se presentaba en el Parlamento español un proyecto de ley que ordenaba el abandono, por parte de las autoridades españolas, del territorio dominicano; lo que equivale a decir que en ese corto tiempo España quedó convencida de que no podía ganarle a nuestro pueblo la guerra de la Restauración.

Juan Bosch, La Guerra de Restauración.

Ayer, 16 de agosto, el vicepresidente de la República, doctor Rafael Alburquerque, encabezó los actos oficiales de conmemoración del 148 aniversario de la Restauración de la República, al asistir al Tedeum ofrecido en la Catedral Primada de América, y al depositar, posteriormente, una ofrenda floral en el Panteón Nacional.

Al referirse a la gesta histórica del 16 de agosto de 1863, Rafael Alburquerque la calificó de determinante para la consolidación de la nacionalidad dominicana y una acción heroica y titánica del movimiento nacionalista que reconquistó la soberanía nacional, recuperó la nacionalidad dominicana y fue ejemplo para el continente.

Celebrándose, además, en esta fecha un nuevo aniversario del Gobierno, el doctor Alburquerque se refirió también a los logros de la presente gestión en materia de estabilidad macroeconómica, empleo, disminución de la pobreza y protección social.

Luego del Tedeum, el Vicepresidente se trasladó al Panteón Nacional, donde descansan los restos de los héroes restauradores, y allí rindió los honores de lugar a los hombres que encabezaron la guerra libertadora.

En los actos patrios acompañaron al Vicemandatario el ministro de la Presidencia, doctor César Pina Toribio, el ministro de las Fuerzas Armadas, teniente general Joaquín Virgilio Pérez Feliz, los jefes de Estado Mayor del Ejército Nacional, mayor general Carlos Rivera Portes, de la Fuerza Aérea, Mayor General Israel Aníbal Peña, de la Marina de Guerra, vicealmirante Nicolás Cabrera y de la Policía Nacional, mayor general José Armando Polanco, entre otros funcionarios.